noviembre 09, 2009

Halloween II

Creo que poco a poco se empieza a hacer evidente que Rob Zombie y Hollywood no se llevan del todo bien. Cuando hace un par de años dirigió el remake de Halloween -comentado brevemente aquí en su momento- el clásico de John Carpenter, la recepción tanto de crítica como de público fue mixta, tal como había sucedido con sus dos películas previas, producidas de manera independiente, The House of a 1000 Corpses (La Casa de los 1000 Cuerpos) y The Devil's Rejects (Violencia Diabólica). Como era de esperarse, el anuncio de que Zombie se encargaría también de dirigir la secuela de su versión de Halloween generó reacciones encontradas.

Halloween II empieza, literamente, donde se quedó la primera. Luego de que Michael atacase a Laurie y sus amigas y que Laurie y el Dr. Loomis aparentemente lo mataran, la policía revisa la escena mientras Laurie y Annie son llevadas al hospital y el cadaver de Michael es trasladado a la morgue. Sin embargo, nunca llega ahí, despertando toda clase de rumores y especulaciones sobre si el asesino realmente está muerto.

Un año después, apenas unos días antes del aniversario de la matanza de Halloween, Laurie aún intenta rehacer su vida. El Dr. Loomis sucumbió a la tentación y publicó un libro sobre Michael bajo el título The Devil Walks Among Us (El Diablo Camina entre Nosotros) y se encuentra realizando una gira promocional que lo llevará a Haddonfield justo a tiempo para el aniversario. Precisamente por ese libro es que Laurie descubrirá la razón por la que Michael parece estar obsesionado con perseguirla, alterando una vez más su vida de manera violenta.

Personalmente creo que la relación entre Rob Zombie y Dimension Films, la productora de la película, se desgastó mucho durante la producción, pues Zombie comentó vagamente que le habían requerido múltiples cambios y reediciones, suficientes como para hacer necesaria la eventual existencia de un "Director's Cut" de la película, además de la tajante declaración de que jamás en la vida haría nada más relacionado con Michael Myers o la franquicia de Halloween. Ignoro que tantos cambios hayan sido requeridos o exigidos por el estudio, pero lo que es un hecho es que Halloween II es una película que resultará más atractiva para los fans de Rob Zombie que para los fans de Halloween.

La historia sigue en términos generales la misma trama que la versión original de Halloween II, misma que fuese co-escrita pero no dirigida por John Carpenter, pero es lo único que se mantiene cerca entre ambas versiones. Las secuencias de asesinatos son mucho más violentas y sangrientas que las de la primera película -o que las de las originales- y la fotografía y montaje de la película son mucho más reminiscentes de las dos primeras películas de Zombie. La imagen se ve más sucia y granulienta y las secuencias oníricas tienen toda la marca de Zombie en la ambientación y diseño.


Personalmente me dejó con sentimientos encontrados. El manejo de la tensión es excelente y no tengo problema con el abundante uso de sangre y violencia gráfica cuando se hace bien, a diferencia, por ejemplo, de como lo hace Eli Roth. Las secuencias de sueños me gustaron, pues añaden una capa adicional de complejidad a la historia. Las actuaciones están decentemente logradas y la película fluye a buen ritmo. Sin embargo, tengo problemas con el manejo de algunas situaciones, como el arco de personaje del Dr. Loomis, pues su caída y eventual redención no me parecen bien llevadas. La ambigüedad del final no me molesta demasiado, pero siento que le hizo falta algo para terminar de cuajar.

En resumen, los fans de Rob Zombie debieran resular complacidos con el más reciente esfuerzo directorial del talentoso músico, en tanto que los aficionados al género de terror o a la franquicia de Halloween en particular debieran considerar que lo que van a ver es una reinterpretación 100% personal de una de las historias más populares y respetadas de género y estar preparados para ello con la mente abierta, pues de otro modo la decepción y frustración al terminar la proyección estarán garantizados. Recomendada con muchísimas reservas para los aficionados al género.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html