noviembre 24, 2011

Reseña: Life, The Universe and Everything, de Douglas Adams

Si no saben quien es Douglas Adams o nunca han leído The Hitchhiker's Guide to the Galaxy, es muy probable que no haya razón alguna para que sigan leyendo este post, pues es acerca de la tercera parte de la inmortal saga humorística de ciencia ficción del popular autor británico. Si les interesa saber de que estoy hablando, el año pasado dediqué entradas en este blog tanto a la novela original, como a The Restaurant at the End of the Universe, la segunda novela de la serie. Life, The Universe and Everything completaba la que en su momento había sido concebida como una trilogía, y finalmente me pude hacer el tiempo para leerla.

Seguramente sorprenderá a muchos saber que en principio la historia en este libro fue escrita para ser usada en la serie de ciencia ficción más popular en la Gran Bretaña y tal vez la más longeva en todo el mundo: Doctor Who.

Originalmente Adams delineó la historia como una propuesta para la popular serie de TV estelarizada en aquel entonces por Tom Baker (el Cuarto Doctor) que habría de llamarse Doctor Who and the Krikketmen y abarcaría seis episodios. Una vez que le rechazaron la propuesta en la BBC, Adams retrabajó la historia como una secuela de su trabajo más popular y eventualmente escribió la novela.

El libro retoma los eventos del final de The Restaurant..., con Arthur atrapado en la prehistoria de la Tierra. Ahí es encontrado por Ford Prefect, su amigo extraterrestre, quien le informa que ha detectado una anomalía en el espacio-tiempo que les puede permitir escapar del pasado. La anomalía en cuestión toma la forma de un viejo y anacrónico sofá. Tras perseguirlo un poco logran subirse a él y aparecen en Inglaterra, justo dos días antes de la destrucción del planeta.

Aparecen, más concretamente, a mitad de un partido de cricket. Ahí son sorprendidos por la aparición de un grupo de robots que ataca a la multitud y roba la urna de cenizas usada como trofeo en el juego. Otra nave aparece, ésta tripulada por Slartibartfast, quien recluta a Ford y Arthur para que le acompañen a salvar el Universo. Pronto se reencuentran con Zaphod y Trillian, y descubren que enfrentan a los Krikkit, una antigua raza que busca la destrucción del Universo y cuyos robots están buscando los componentes de la llave que les permitirá salir del campo de contención en que se les puso milenios atrás.

El grupo decide acompañar a Slartibartfast y tratar de ayudarlo a impedir que los Krikkit puedan armar y activar su megabomba, misma que diseñaron y construyeron con un único propósito en mente: la total y absoluta destrucción del Universo. A diferencia de las dos novelas anteriores, en que buena parte de la acción se da en The Heart of Gold, la nave que Zaphod hizo de su propiedad, aquí la mayoría de las situaciones suceden en la nave de Slartibartfast, la Bistromath, que tiene la peculiaridad de parecer un bistro italiano y realizar complejos cálculos matemáticos utilizando el restaurant.

El libro maneja el mismo sentido del humor que las entregas anteriores, así que la recomendación es simple: o les gusta o no les gusta. Además, aún cuando cada libro cuenta una historia completa, el leer las diferentes partes en sucesión si creas la sensación de que son parte de una historia más grande, por lo cual no tiene sentido intentar leer alguna de las secuelas de forma independiente a la novela original.

Altamente recomendado, pero con las reservas arriba mencionadas.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html