diciembre 22, 2009

2009: Películas

Atento Aviso:
Aún cuando todavía le quedan diez días al año y todavía tengo al menos por comentar un par de libros y dos películas, lo que resta del año lo voy a dedicar a hacer un recuento, primero de este año: libros, películas, eventos, etc; y después de la década. Se acabó la primera década del siglo XXI y me parece buen momento para hacer una pausa y mirar atrás. Lo único que momentáneamente seguirá como de costumbre serán los posts con los pronósticos de la NFL y llegando el Año Nuevo retomaré los pendientes. Empezamos con las películas del 2009

No soy crítico de cine ni me considero especialista en el tema, así que me parecería tonto e incluso pretencioso hacer una lista de "lo mejor" del año. Por eso prefiero no usar calificativo alguno, y en caso de que a alguien le sirva como referencia, podría considerarse que la lista incluye mis películas favoritas del año, aunque incluso eso sea inexacto, pues algunas películas que aparecieron en pantallas mexicanas este año en realidad son producciones del 2008, del mismo modo que las distribuidoras han decidido guardarse algunos estrenos parael próximo año. Así que aquí vamos, sin un orden particular, mi "top ten de películas vistas en el 2009", con enlaces a mis textos dedicados a cada una de ellas de manera individual:
  • Roman de Gare. El equivalente francés y con cerebro de una comedia romántica.
  • Inglorious Basterds. Quentin Tarantino, lo amas o lo odias. Pocas películas con nazis como villanos resultan tan entretenidas.
  • State of Play. Inteligente drama de intriga y suspenso. Necesito conseguir la miniserie que la inspiró.
  • The Wrestler. Darren Aronofsky regresa tras la decepcionante The Fountain para retratar el lado humano detrás del circo que es la lucha libre, reviviendo la carrera de Mickey Rourke en el proceso.
  • District 9. Una de las mejores películas de ciencia ficción que representó el debut de Neil Blomkamp y le enseñó a Hollywood que no es necesario invertir cientos de millones para crear mundos increibles o historias interesantes.
  • In Bruges. Extraordinario debut directorial con una historia sobre asesinos con sentimientos perdidos en una hermosa ciudad medieval.
  • Coraline. Henry Sellick debe ser uno de los pocos directores que entiende que los niños no son pequeños retrasados mentales y que no es necesario que las películas infantiles sean tontas. La historia de Neil Gaiman también ayuda bastante.
  • The Curious Case of Benjamin Button. Exttraordinario despliegue técnico de uno de los mejores directores trabajando en Hollywood.
  • Slumdog Millionaire. No es tan buena como para haber acumulado premios del modo que lo hizo, pero resultó un necesitado golpe de frescura en un momento en que la industria cinematográfica comercial (léase Hollywood) se mostraba más sosa y predecible que de costumbre.
  • Rockanrolla. Guy Ritchie recuperó la soltería y el libre uso de sus facultades para entregar quizás su mejor película hasta ahora. Con esta abrimos el año y parece ser que el 2010 lo haremos con su visión de Sherlock Holmes.

Menciones especiales o, las diez que se quedaron cerca de la lista final:
  • Phantom of the Opera. Hace algunas semanas asistí a una función especial donde La Barranca interpretó en vivo un soundtrack inédito para la clásica película muda de los 1920's. Imprersionante.
  • Los Cronocrímenes. Al igual que District 9, un ejemplo de que una buena historia contada de una manera inteligente siempre será superior a una orgía de efectos especiales disfrazada de ciencia ficción.
  • Changeling/Gran Torino. La consistente calidad en cada producción de Clint Eastwood es sobresaliente, sobre todo tomando en cuenta que está dirigiendo dos películas al año. Ojalá decida tomarse de vez en cuando el tiempo para hacer una gran película que destaque de entre las buenas que realiza casi cotidianamente.
  • The Hangover. Un viaje de regreso a los 1980s y las comedias adolescentes irreverentes y políticamente incorrectas. Pero con adultos como protagonistas.
  • Star Trek. Nunca fui fan de esta franquicia en ningún medio, pero J.J. Abrams consiguió lo que ninguna de las innumerables películas y series anteriores habían logrado: divertirme y entretenerme de una manera inteligente y atractiva.
  • Watchmen. Valiente esfuerzo de Zack Snyder que falló únicamente por su insistencia en tratar de imitar el ritmo narrativo de su material de origen. Habrá que ver la edición definitiva para ver si el resultado es más parejo.
  • Duplicity. Entretenida mezcla de comedia romántica y película de espías. Inteligente y entretenida, mezcla cada vez más rara en estos días.
  • Drag Me to Hell. Una especie de "vuelta a las raíces" para Sam Raimi. Entretenida, efectista y plagada del humor negro que caracterizaba sus primeras películas, es solo el salir perdiendo en la comparación contra esas obras anteriores que no le permite estar en la otra lista.
  • Public Enemies. Buena recreación de una época otrora abusada en Hollywood, con grandes actuaciones y una historia atractiva contada de una manera inteligente. Y sin embargo me dejó con la sensación de que algo no funcionó del todo.
  • (500) Days of Summer. Una comedia romántica diferente a las que nos han acostumbrado, más en el formato y en estructura que en tema. Gran soundtrack, protagonistas con los que se puede identificar la audiencia y una conciente renuencia a evitar los clichés más abusados son un resumen de sus aciertos.

Mención especial por méritos técnicos:
  • Avatar. Ojalá que James Cameron fuese tan buen guionista y/o director como productor. Sus contribuciones al desarrollo de los aspectos técnicos de la producción cinematográfica son innegables, y el desarrollo de el nuevo sistema 3D es quizás el mayor de sus éxitos. (Mi comentario de esta película se quedará guardado hasta los primeros días del próximo año).

En cuanto a DVDs, supongo que destacaría el haber visto todo Masters of Horror -aunque sigo esperando la aparición en Región 4 de la segunda temporada-, el haberle dado una oportunidad a películas de bajo perfil de ladrones y asesinos, como Layer Cake, The Assignment o Lucky Number Slevin; y el revisitar la maestría de David Mamet como uno de los mejores guionistas que hayan trabajado jamás para la pantalla grande, como deja en claro Spartan. El revisitar The Hitchiker's Guide to the Galaxy me llevó de vuelta también a los libros de Douglas Adams (el primero de los cuales es otro pendiente para los primeros días de enero).

Las decepciones, aquellas películas que parecían tener potencial pero en las que algo faltó:
  • Halloween II. Ignoro que tanta culpa pertenezca a Rob Zombie y que tanta al estudio. Tal vez el Director's Cut aclare el punto.
  • Gamer. Gran idea, pobre ejecución. El guión es demasiado disparejo, el ritmo de la película es totalmente irregular y el final anticlimáctico. Pero casi estuvo ahí.
  • The Surrogates. Decepcionante adaptación de una buena historia. En su intento de hacer una crítica profunda resultó extremadamente superficial.
  • Whiteout. Otro caso de mala adaptación del material de origen. Una verdadera lástima.
  • Killshot. Lo mismo. Tenía todos los ingredientes, pero al final algo le faltó.
  • Terminator: Salvation. La franquicia finalmente se mueve al futuro, hay buenos actores en los papeles protagónicos, y sin embargo un guión flojo y una errática dirección arruinan todo. Pudo haber revivido la franquicia, pero ahora su futuro es incierto.
  • Push. Interesante idea pero mal llevada a cabo. Pudo haber sido el primer caso exitoso de superhéroes creados originalmente para la pantalla grande.
  • Knowing. Hay muchas cosas buenas e interesantes en esta película, pero no las suficientes como para hacerla realmente buena en términos generales.
  • Punisher War Zone. Finalmente se definió correctamente al personaje, se halló al actor indicado para interpretarlo y a una directora capaz de hacerle justicia. Si solo se les hubiese ocurrido crear un antagonista interesante pudo haber resultado.
  • Righteous Kill. No basta tener un buen guionista y actores capaces en los roles principales. Si no hay un buen director a cargo del proyecto todo se puede venir abajo y ese es precisamente el problema con esta película. Jon Avnet es un productor capaz, pero eso no lo convierte en un buen director.

Y finalmente, las que -al menos de entre las que vi- no tenían forma de salvarse:
 Como todos los años, las distribuidoras demuestran que no tienen idea de lo que hacen y nos quedan a deber muchos estrenos o los posponen irracionalmente. De entre los que me acuerdo: The Hurt Locker, Redbelt, Moon, The Thirst, Let the Right One In -que estuvo un fin de semana en un puñado de salas pero ya obtuve por medios alternos, otro comentario pendiente para enero -, o versiones subtituladas de The Fantastic Mister Fox o The Princess and the Frog. En fin, habrá que ver que tal nos tratan el próximo año.

google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html